Entrenadores, es posible que recuerde un evento especial de noviembre de 2016. ¿Una pista? ¡Lapras! Niantic había anunciado que organizarían un evento en apoyo de las prefecturas de Iwate, Miyagi y Fukushima, regiones que se habían visto afectadas por el tsunami de 2011. Niantic había aumentado en gran medida los spawns de Lapras (que luego era muy difícil de obtener).

Este increíble apoyo de Niantic había ayudado a recaudar 17 millones de dólares en ingresos turísticos que, sin duda, habían contribuido en gran medida a las comunidades locales afectadas por el tsunami en estas áreas.

Bueno, ayer Niantic anunció que una vez más apoyaban (aunque de manera diferente) a una comunidad local. Esta vez, el apoyo de Niantic está dirigido a una comunidad local de Argentina, lo que hace que este sea el primer evento oficial apoyado por Niantic en América Latina.

Este evento está organizado por Nidos Pokémon GO Argentina, en asociación con Los Piletones – Fundación Margarita Barrientos, y se lleva a cabo durante el próximo evento del Día de la Comunidad el 24 de febrero de 2018.

La historia de Nidos Pokémon GO Argentina

Para proporcionarle la información más precisa posible, nos comunicamos con Diego, el administrador de Nidos Pokémon Go Argentina, y él acordó amablemente compartir algunos de los detalles con nosotros. El grupo siempre ha tenido un objetivo, que sería ser el primer grupo en Latinoamérica en organizar un evento oficialmente respaldado por Niantic.

En octubre de 2017, después de intentar llegar a Niantic durante meses sin éxito, el grupo organizó el Pokémon Go Trainer Challenge (un evento piloto no oficial) en asociación con Fundamind invitando a los participantes a jugar Pokémon Go con otras personas de su comunidad, pero también invitando a las personas a donar alimentos a Fundamind para ayudar a los niños con VIH. El evento fue un éxito completo. Diego nos confirmó que reunieron a más de 2.000 personas, lo que fue más allá de sus expectativas, y que recibieron muchas donaciones de alimentos para los niños.

Desde entonces, Diego y su grupo mantuvieron contacto con Niantic; y sus esfuerzos no fueron en vano. Como resultado, Niantic ha aceptado oficialmente apoyarlos ofreciéndoles visibilidad en el sitio web de Niantic. Puede que no parezca mucho, ¡pero respaldar un evento local para una compañía como Niantic es tremendo! El grupo de Diego ha decidido realizar la segunda edición de este evento en el próximo Día de la Comunidad, el 24 de febrero, con el fin de reunir a la mayor cantidad de gente posible.

Como se mencionó anteriormente, esta vez, se han asociado con una organización diferente, Los Piletones – Fundación Margarita Barrientos, que recolecta alimentos para cocinas comunitarias para niños.

A diferencia del evento de Lapras en Japón desde noviembre de 2016, Niantic no ha anunciado nada con respecto a las posibles bonificaciones adicionales, excepto las que ya están disponibles en todo el mundo durante el próximo Día de la Comunidad. Sin embargo, el hecho es que Diego y su grupo deberían ser una inspiración para todos nosotros.

No han renunciado a su objetivo y han logrado convertirse en el primer grupo en Latinoamérica en organizar un evento apoyado por Niantic y también han logrado contribuir a su comunidad local a través de Pokémon Go, que es (me disculpo por ser repetitivo) verdaderamente inspirador Nidos Pokémon Go Argentina incluso ha decidido rifar 2 Pokémon Go Plus, ¡junto con otros premios!

Palabras de despedida

La participación de Niantic en los eventos de las comunidades locales no es nada nuevo, pero siempre es sorprendente ver que aceptan apoyar iniciativas increíbles como la de Nidos. Estamos realmente impresionados por su iniciativa (Nidos Pokémon Go Argentina) y el duro trabajo para proporcionar a su comunidad local; y ciertamente esperamos que esto inspire a muchas más comunidades Pokémon Go a combinar caridad y Pokémon Go para contribuir, a su vez, a sus propias comunidades locales.

¡Muchas gracias a Diego (y a su equipo) por sus rápidas respuestas y su increíble consideración!

Créditos de las fotos: Diego