¡Muy buenas entrenadores!

Hoy queríamos compartir con vosotros una experiencia con la que seguramente más de uno se sentirá identificado.

El que os escribe no sé si puede considerarse realmente un jugador rural ya que mi ciudad, que tiene 35.000 habitantes, cuenta con 4 gimnasios y 17 PokéParadas. No hay que olvidar que son numerosos los pueblos que cuentan solamente con un gimnasio y una PokéParada, con una PokéParada solamente e incluso con nada.

Pues bien, este fin de semana me trasladé hasta Madrid, y sí, hay que decirlo, es increíble la forma en la que cambia tanto el juego como la forma de jugar.

Impresión

“¡Esto es el paraíso pokemaníaco!”, es lo primero que me pasó por la cabeza al arrancar el juego justo al salir del metro en Gran Vía. Difícil dilema el que se presenta al elegir entre ir hacia la izquierda o hacia la derecha. La plaza de Callao o la Puerta del Sol son lugares plagados de PokéParadas y gimnasios alrededor.

Forma de juego

En mi caso, por ejemplo, tengo que salir una hora antes de comenzar la ruta Pokémon para poder juntarme con un número decente de Poké Balls, Super Balls o Ultra Balls, para acto seguido dirigirme a una zona específica de la ciudad, a las afueras junto al río (el bioma importa) en busca de Pokémon “raros”. Y eso sí, hasta que vacíes la mochila y repitas el proceso anterior la próxima vez.

En una gran ciudad este problema no se presenta, mientras atrapas Pokémon vas llenando la mochila, gastar y reponer, con la única limitación de la batería y no la de quedarte “sin” bolas.

Consejos para un jugador rural que viaja a una gran ciudad

– Utiliza el juego para hacer turismo, es una forma diferente, a través de las PokéParadas y gimnasios se pueden ir descubriendo numerosos rincones. Las insignias de los gimnasios son un buen recuerdo de que alguna vez pasaste por allí.

– Si es la primera vez que visitas la ciudad ponte un huevo suerte, sin pensarlo, cada nueva PokéParada que gires te da un bonus de 250 XP, por lo que si has puesto un huevo suerte son 500 XP, si además realizas el viaje durante un evento de doble experiencia… Imagina todo lo que puedes avanzar.

– Lleva contigo una batería portátil para urgencias, ésto al igual que en una zona rural también lo tienes que tener en cuenta, en este caso el agravante es que la mochila no se te vacía, por tanto el final de la aventura lo pones tu y no el quedarte sin Poké Balls.

Y vosotros entrenadores, ¿habéis tenido alguna experiencia similar?

Os pongo un par de imágenes de la zona del Parque del Retiro para que os hagáis una idea de lo que hay por allí.